Colombia, un equipo muy liviano en ataque

Colombia, un equipo muy liviano en ataque

Por: Luis Guillermo Benito ParedesDomingo 5 Sep 2021 23 horas atrás

 La Selección Colombiana fue superior a Paraguay y mereció llevarse los tres puntos de Asunción, pero la falta de definición y potencia en ataque, sumado a un error de Dávinson Sánchez, hicieron que la tricolor solo se pueda llevar un empate a un gol.

La alineación escogida por Reinaldo Rueda fue sorpresiva; sacó del once titular a Roger Martínez, que había hecho un gran partido en La Paz, y a la figura Luis Díaz. Probó a Luis Sinisterra por la banda izquierda y decidió intentar en la delantera con la dupla que mejor jugó en la Copa América, Santos Borré y Miguel Ángel Borja. Nada le ha funcionado, Colombia sigue siendo un equipo al que le cuesta mucho marcar goles, motivo por el cual ya botó cuatro puntos a la basura en esta jornada.

La falta de ataque y de gol en Colombia no es un problema de concreción, es más un problema de generación de juego. La selección tiene buenos delanteros que atraviesan buenos momentos deportivos en sus respectivos equipos: Borja en Gremio; Borré en Eintracht Frankfurt; Díaz en Porto; Martínez en América de México. Sin embargo, a todos les cuesta marcar con la selección colombiana.

En el partido contra Paraguay, Borja y Borré estaban haciendo un buen trabajo en ataque; es más, fue Borré el que generó la mano del defensor Santiago Arzamendia que terminó en el penal que Juan Guillermo Cuadrado intercambió por el gol del empate. Cuando Rueda los sustituyó por Roger Martínez y Radamel Falcao, quizá quiso refrescar el ataque y destrabar el partido, pero los cambios causaron todo lo contrario, Colombia perdió poder ofensivo. Martínez estaba desconectado del área y lejos de todas las jugadas de peligro, y Falcao perdía fácilmente el balón cada que lo recibía.

Hacía falta un generador de juego en el medio campo, por eso el ingreso de Juan Fernando Quintero hubiese sido de gran ayuda. Pero Rueda, inexplicablemente y más con la intención de no perder el partido en vez de ganarlo, sacó a los dos volantes de marca, Wilmar Barrios y Matheus Uribe, por Gustavo Cuellar y Alexander Mejía, algo que no cambió nada el desarrollo del juego.

Los puntos buenos del equipo colombiano fueron Luis Sinisterra, que para ser convocado por primera vez a un partido oficial jugó bien, y Juan Guillermo Cuadrado, que generó las opciones más importantes con sus centros precisos. En cambio, el punto más bajo fue Dávinson Sánchez, que al ser defensor titular del Tottenham de la Premier League debía mostrar su jerarquía, pero Kaku Romero lo pasó fácilmente con un túnel y asistió a Antonio Sanabria para el gol de Paraguay.

También estuvo mal Stefan Medina, que poco colaboró por la banda derecha en ataque. El otro lateral, William Tesillo, tuvo un par de buenos ataques en el primer tiempo pero no mucho más que eso.

De nuevo Colombia jugó mejor y no ganó el partido. De nuevo hizo falta marcar. De nuevo Reinaldo Rueda hizo cambios para cuidar el marcador en vez de buscar ganar. Mientras la selección cafetera siga con el déficit de generación de juego y la falta de contundencia que ha mostrado desde la llegada de Rueda, le va a ser muy difícil clasificar al mundial.

Es hora de pensar en variantes en ataque y de buscar generación de juego. Los volantes Uribe y Barrios deberían colaborar más en el ataque. También se deben animar más a los laterales a que se sumen al ataque y se vuelvan una variante ofensiva. Pero, sobre todo, hacen falta jugadores creativos en el medio campo, pues Cuadrado no puede hacerlo todo solo.

Definitivamente ya hace falta el regreso de James Rodríguez a la selección.

Ver también: 


Esta nota habla de: