Las 5 razones para la 14ª Champions del Real Madrid

Las 5 razones para la 14ª Champions del Real Madrid

Domingo 29 May 2022

 Se jugó como una final. La ganó el que las gana siempre. Real Madrid no admite ninguna discusión. Fue el equipo del siglo pasado. Ya es el del actual también, incluso después de haber sufrido al histórico Barcelona en la primera década. Tardó 32 años en ganar su séptima Champions y 12 para llegar a su décima. Ya sumó 5 en las últimas 9 ediciones. Y tuvo sus razones, claro:

-Los 10 puntos del 1. Thiabaut Courtois atrapó o sacó todo lo que tiraron. Nueve atajadas, varios centros descolgados, la sensación creciente del rival de que sería imposible. Sí, Courtois llevó al Liverpool a la frustración. Se trata de un arquero espectacular, ágil pese a su altura, intimidante siempre. Su bajo perfil y algunos buenos partidos retrasaron su inclusión entre los dos o tres mejores del mundo en su puesto. Hagámosle un lugar, lo merece.

-Al fútbol se gana con contundencia. Liverpool remató 24 veces, varias con claridad. Al Madrid le bastaron 4. En general, los de Klopp necesitan pocas llegadas para convertir. Hoy tuvo demasiadas para irse en cero. Por el citado Courtois pero también por malas definiciones de sus ofensivos. Mientras, el gol del título nació de un remate de Valverde que no se supo si iba al arco o tenía la intención de una asistencia. ¿Importa? Claro que no. Siempre el campeón tiene al azar de su lado.

-Los actores de reparto se llevaron los aplausos. Los más laureados no sobresalieron: Benzema, Modric, Kroos. El plan del ganador fue relegar la iniciativa para negarle los espacios al rival y aspirar a jugar con los que aparecieran para Vinicius. Así surgieron figuras en el campo propio: Carvajal anuló a Luis Díaz, Militao y Alaba rechazaron mucho, Casemiro siempre estuvo (siempre está) bien ubicado y Valverde fue el más completo de la cancha.

Real Madrid es nuevamente campeón de Europa.

-Supo desenchufar al Liverpool. Alguna vez Jürgen Klopp dijo que su equipo era de heavy metal. A él le gusta el ataque vertiginoso. Claro, si el adversario espera ordenado, el que ataca rápido choca. Pero hicieron algo más los de Ancelotti: por momentos supieron tocar y bajarle el ritmo. No jugaron un buen partido en ataque, quedó claro. Y probablemente no hayan merecido la victoria. Pero una vez más demostraron conocer cómo se manejan los tiempos de un partido.

-La historia. El Real Madrid hace realidad algunos lugares comunes, esas viejas frases sin mucho sustento pero que este equipo revalida. "Las finales no se juegan, se ganan" es una de ellas. O la cita a la mística. O aquella de Jorge Valdano que puede reactualizarse: "El fútbol es un deporte de once contra once en el que siempre festeja el equipo Merengue". O claro, "así, así, así gana el Madrid": ¡de todas maneras gana! Cristiano Ronaldo fue clave, Sergio Ramos resultó importante. Pero ningún nombre puede estar por encima de una institución tan inmensa. La gloria es del que la alcanzó ya catorce veces.

Ver más: Real Madrid es indestructible: le gana la Champions al Liverpool

Esta nota habla de: